català  castellano
Logo Dr.F.Codina Garcia




Web Médica Acreditada. Ver más
información 
Imatge estetoscopi
El Bressol, per Berthe Morisot

Signos de alerta de los bebés


Debería consultar al pediatra ante la presencia de los siguientes signos:

1. Ictericia. Color amarillo de la piel si dura más de tres días si hacen lactancia artificial o más de diez si hacen lactancia materna, o bien aumenta de intensidad.

2. Cianosis. Color azulado de la piel. Sobre todo alrededor de la boca, labios, manos y pies, cuando este cambio de color no coincida con el baño es necesario hacer una consulta al pediatra. Cuando coincide con dificultad para respirar o alimentarse puede ser más grave.

3. Fiebre. Se considera una temperatura rectal superior a 38º C. Si el niño/a tiene menos de 3 meses tendrá siempre que consultar al pediatra. Procure abrigarlo poco hasta que no haya hecho la visita.

niño en el pediatra


4. Convulsiones. Siempre que aparecen movimientos anormales, repetitivos de aparición súbita habrá que consultar con el pediatra.

5. Vómitos. Se considera normal la expulsión de pequeñas cantidades de leche después de la toma coincidiendo con la expulsión de aire, son las regurgitaciones. Los vómitos son de mayor cantidad, pueden ser a "chorro" y presentan pérdida de peso.

6. Rechazo del alimento. Tener como norma no forzar nunca al bebé a comer. Se debe valorar cuando es mantenido y se acompaña de otros síntomas como vómitos, disminución de la actividad o llanto persistente.

7. Alteraciones oculares. La presencia constante de lágrimas viene dada por una obstrucción de los conductos lagrimales. Si presenta secreción blanquecina o bien los ojos muy rojos hay que consultarlo.

8. Alteración deposiciones: Diarrea: Las deposiciones normales son de tipo mostaza, yema de huevo crudo, o pasta de aguacate. Con consistencia y ritmo variables, sin demasiada presión de expulsión. La gastroenteritis del lactante pequeño es poco frecuente. Es fundamental asegurar una buena hidratación y aporte de calorías. Estreñimiento: A pesar de estar siempre boca arriba, comer sin demasiados residuos y con escasa fuerza abdominal, debe defecar!. Si parece sufrir por la retención fecal podemos intentar ayudarle con jugo de naranja, jugo de acelga, manzanilla, masajes abdominales en el sentido de las agujas del reloj o papillas integrales. Evitar: las manipulaciones anales con ajo, perejil, termómetro... Fisura anal: Puede producir dolor al hacer la deposición, manchitas de sangre. Consulte a su pediatra.

9. Lactante que llora. Es muy habitual que los padres sufran por el llanto que consideran excesivo, sobre todo al atardecer/noche. Antes de etiquetarlo de "cólico del lactante o del primer trimestre" debemos saber:

a. Los niños con "cólico" lloran con las piernas encogidas sobre la barriga, quizás los puños cerrados (y no es hambre!).
b. El llanto se inicia después de la primera quincena de vida, repentinamente, al atardecer, un máximo de 3 horas. No cede cuando mama o chupa (y mama bien). No hay ni diarrea, ni estreñimiento. No vomita. La ganancia de peso es normal.
c. Puede terminarse expulsando gases o deposiciones.
d. El bebé hambriento: calla al tomar leche y el aumento de peso es escaso.

Ustedes pueden estar ansiosos, y cogerlo no muy tranquilos. Garantizada la normalidad y el excelente pronóstico, seguros y relajados tome a menudo, tanto como le guste, sin miedo a que el niño se malacostumbre. Pero en todo caso siempre es mejor dejarlo solo, que cogerlo con desazón. No se recomienda cambiar de leche, ni de agua, ni administrar sedantes. Otras causas de irritabilidad del bebé, alergias alimentarias, trastorno neurológicos deben ser valoradas por el pediatra.

Dr. F. Codina Garcia. Diciembre 2014

ajustament
icona descarrega

Aviso: La información de esta página no se puede considerar un diagnóstico ni un tratamiento, así no puede sustituir la atención médica. En ningún caso sustituye la opinión o las prescripciones de los profesionales. el titular del sitio web no puede garantizar que la información está completamente libre de error a pesar de los esfuerzos para asegurar la veracidad y actualización. Se recomienda siempre la consulta a su pediatra y no se hace responsable de posibles malentendidos del contenido de la página.