català  castellano
Logo Dr.F.Codina Garcia




Web Médica Acreditada. Ver más
información 
Imatge estetoscopi
Las tres edades, por Gustav Klimt

Hacer deporte es muy divertido. Hacerse daño no lo es

Siguiendo unas reglas sencillas es posible evitar lesiones deportivas y poder seguir haciendo deporte:

1. Lleva equipo protector

Por equipo protector se entiende cualquier cosa que lleves que te ayude a evitar hacerte daño. El equipo concreto que deberías llevar dependerá del tipo de deporte que practiques.
El casco es el elemento protector que más se utiliza. Te protege la cabeza, una parte muy importante del cuerpo, cuando juegas a hockey o cuando montas en bicicleta, patines o vas en monopatín, por mencionar unos pocos deportes!
Asegúrate de llevar el casco adecuado para el deporte que practicas. Tienes que ajustártelo bien pero sin que te apriete y, si lleva correa (como en los cascos de ciclista), deberías de atarla.

ciclistas

Si no, se caerá cuando más lo necesites. Otros deportes requieren protectores oculares, protectores para la boca, rodilleras, muñequeras y coderas, así como protectores de la zona inguinal (para los chicos). Y no te olvides de los pies.

Para jugar a rugby, béisbol y fútbol se necesita un calzado especial que lleva unos tacos de goma o plástico en la suela que permiten agarrarse mejor al terreno al correr.

Habla con tu padre/madre o con tu entrenador/a para saber qué equipo necesitas. Y llévalo siempre puesto al hacer deporte.

2. Calienta antes de hacer deporte

No es una buena idea lanzarse al campo de juego y empezar a jugar sin más. El calentamiento te ayudará a prepararte para hacer deporte. Calentar los músculos antes de hacer deporte contribuye a evitar lesiones. Las sesiones de calentamiento que duran de 15 a 30 minutos e incluyen estiramientos lentos y graduales ayudan a alargar los músculos y a aumentar el flujo sanguíneo y la temperatura de los músculos. Haz un poco de footing para relajar los músculos y prepararte para hacer deporte. Así, tus músculos estarán preparados para hacer deporte y será mucho menos probable que te lesiones.

3. Conoce y respeta las reglas del juego

Los semáforos que hay en los cruces ayudan a prevenir choques entre los coches y camiones que circulan por las calles al mismo tiempo. Los semáforos sirven de algo porque los conductores conocen las normas de circulación y las respetan. Con el deporte ocurre lo mismo. Cuando los jugadores/as conocen y respetan las reglas del juego, lo que está y lo que no está permitido, se producen menos lesiones. Si conoces las reglas del juego, tanto tú como los demás jugadores/as sabréis qué podéis esperar unos de otros. Por ejemplo, en el fútbol no se puede atacar por detrás, tirarse a las piernas de un jugador/a ni tocar la pelota con las manos. En los deportes donde se utilizan jugadas, ayuda entender en qué consiste cada jugada y el papel que desempeña en ella cada jugador/a. Estar donde se supone que deberías estar también te puede ayudar a evitar posibles lesiones.

4. Ten en cuenta a los demás

Algunas reglas del juego no tienen nada que ver con marcar puntos o cometer faltas. Algunas reglas tratan sobre cómo proteger a los demás, respetarlos y ser respetuoso con ellos. Por ejemplo, un nadador deberá asegurarse de que no hay nadie en el lugar de la piscina donde se quiere tirar. Si no, podría caer encima de otro nadador. Una forma de tener en cuenta a los demás es comunicarse en el campo. Por ejemplo, un jugador puede gritar "mía" para evitar un choque con otro jugador/a. Seguir las indicaciones de tu entrenador/a durante el partido también puede ayudarte a evitar posibles lesiones. También es bueno ser educado, por ejemplo, avisando a alguien que lleva los cordones de las zapatillas desatados. Comprueba que tus cordones están bien atados!

5. Deja de hacer deporte cuando te lesiones

Esta regla es muy importante. Si te gusta hacer deporte, puede parecerte tentador seguir jugando después de lesionarte. Pero hacer deporte inmediatamente después de lesionarte, o antes de haberte recuperado completamente de una lesión anterior, es una mala idea. Podría empeorar la lesión, lo que te obligaría a quedarte sin hacer deporte durante más tiempo. Si te lesionas haciendo deporte, informa a tus padres y a tu entrenador/a. Si es necesario, ve al médico/a y sigue sus indicaciones sobre cuándo y cómo podrás volver a hacer deporte. Con un poco de suerte, si sigues las cuatro primeras reglas, no necesitarás seguir la quinta. O, al menos, no muy a menudo!

Consejos modificados de los Drs. Bawa y Heather, Hospital de Cincinnati. Octubre. 2012

ajustament
icona descarrega

Aviso: La información de esta página no se puede considerar un diagnóstico ni un tratamiento, así no puede sustituir la atención médica. En ningún caso sustituye la opinión o las prescripciones de los profesionales. el titular del sitio web no puede garantizar que la información está completamente libre de error a pesar de los esfuerzos para asegurar la veracidad y actualización. Se recomienda siempre la consulta a su pediatra y no se hace responsable de posibles malentendidos del contenido de la página.