català  castellano
Logo Dr.F.Codina Garcia




Web Médica Acreditada. Ver más
información 
Imatge estetoscopi
Chica leyendo, por Franz Eybl

Encuesta de salud a los adolescentes escolarizados de Cataluña 2001

El estudio hecho por el Dr. Surís y la Dra.. Parera es la mejor radiografía que tenemos de nuestros adolescentes.

• La inmensa mayoría vive con el padre y la madre, con los que mantienen una buena relación. Esto se traduce en el hecho de que hay muy pocos que no hablen nunca de nada con los padres (aunque sexualidad y drogas son los temas menos tratados). La mayoría tienen hermanos o hermanas con los que también tienen una buena relación.
• Una de cada cinco chicas y uno de cada tres chicos manifiestan que les gusta poco o nada ir a la escuela.
• Sin embargo, los que declaran tener unas notas medias insuficiente son minoritarios (aunque una de cada cinco chicas y uno de cada cuatro chicos han repetido algún curso), y la relación con el profesorado es relativamente buena.

adolescentes

• No obstante, lo más preocupante en cuanto al ámbito escolar es que más del 80% de los encuestados tienen la percepción de que en su escuela hay, al menos alguna vez, alumnos que consumen drogas, hacen actos de vandalismo o roban. Esta proporción aumenta hasta el punto que supera el 90% respecto a las peleas, y es más baja (68%) en relación con el consumo de alcohol a la escuela. Parece que la escuela es un lugar menos seguro para los jóvenes de lo que pensamos.

• Los adolescentes encuestados consideran que gozan de buena salud, y cuatro de cada cinco chicas y tres de cada cuatro chicos han ido a visitar al médico al menos una vez durante el último año. Sin embargo, parece que el sistema sanitario no acaba de responder a sus necesidades: el 16% de las chicas y el 26% de los chicos no saben quién es su médico o no tienen ninguno asignado. Igualmente, son mayoritarios los que declaran que no pueden hablar con su médico de cualquier tema que les preocupe, sobre todo por no tener suficiente confianza. Quizás habría que hacer la transición del pediatra al médico de adultos o de familia de una manera más coordinada y dar a los jóvenes un tipo de atención más adecuada a sus necesidades. La revisión dental sigue siendo una asignatura pendiente, y sólo alrededor de la mitad de los jóvenes (más chicas que chicos) han ido al dentista durante el último año. Sea como sea, hay que destacar positivamente que son muy pocos los que no se cepillan los dientes cada día.
• Aunque globalmente los jóvenes ven su salud como buena o muy buena, hay un porcentaje importante de chicas (44%) y considerable de chicos (17%) que se sienten poco o nada orgullosos de su cuerpo. Esto se refleja, por una parte, en el hecho de que tan sólo la mitad de las chicas y el 60% de los chicos piensan que tienen un peso adecuado, y, por otro, en el hecho de que una de cada tres mujeres y uno de cada nueve chicos han seguido algún tipo de dieta en el último año.
• También debería preocuparnos que un tercio de las chicas y uno de cada seis chicos no haga ningún tipo de ejercicio físico, ni en la escuela ni fuera de su centro educativo. Esto podría explicar, al menos parcialmente, los problemas de imagen corporal, peso y dieta descritos anteriormente.
• Hay que subrayar que el porcentaje de jóvenes que dicen que no desayunan nunca es bajo (7% de chicas y 5% de chicos), pero en todo el territorio la proporción siempre es más elevada entre las chicas.
• Es importante destacar el hecho de que las chicas consumen más drogas legales (tabaco y alcohol) que los chicos. Es más frecuente que las chicas hayan consumido tabaco alguna vez o que lo hagan diariamente, y también es más habitual que las chicas hayan consumido alcohol alguna vez, que consuman los fines de semana o que se hayan emborrachado.
• El cannabis sigue siendo la droga ilegal más consumida. La mitad de los jóvenes de ambos sexos han consumido, aunque lo normal es que sean consumidores ocasionales. Las otras drogas ilegales más consumidas (cocaína y drogas de síntesis) quedan bastante lejos en cuanto a cifras, con porcentajes en torno al 10%, siempre superiores en los chicos.
• Un fenómeno destacable es que las chicas de las Terres de l'Ebre siempre son las que declaran más consumo de drogas, legales o ilegales, o bien una edad más precoz para el inicio del consumo, a excepción de las drogas de síntesis. Entre los chicos la proporción está más repartida entre las Comarcas Centrales, las Terres de l'Ebre, el Ámbito de Poniente y el Camp de Tarragona.
• También hay que tener en cuenta la percepción que tienen los jóvenes del consumo de drogas (legales o ilegales) por parte de sus compañeros. Casi todas las chicas (97%) y el 91% de los chicos piensan que la mitad o más de sus compañeros fuman. Estas proporciones son del 90% y el 84%, respectivamente, con respecto al consumo de alcohol. Más de la mitad de los encuestados piensan que la mayoría de la gente de su edad consume cannabis, mientras que los que piensan que la mitad o más de sus iguales consume pastillas son el 23% de las chicas y el 15% de los chicos. Estas percepciones siempre son más frecuentes entre las chicas.
• En relación con el consumo de tabaco, alcohol y cannabis la última vez que salieron de marcha, los datos son los siguientes: a pesar de ser minoritarios, los porcentajes de jóvenes que indican que fumaron más de un paquete de cigarrillos, consumieron menos cinco copas o fumaron cinco porros o más son muy apreciables.
• Cuando tienen un problema, los jóvenes lo explican a un amigo o a una amiga. Lo más importante, sin embargo, es que los que aseguran que no hablan con nadie cuando tienen un problema son pocos. De todos modos, el doble de chicas (39%) que de hombres (19%) han tenido un problema personal en el transcurso del último año. El 16% de las chicas y el 6% de los chicos piensan que necesitaban ayuda para resolver su problema, pero sólo el 6% de las chicas y el 3% de los chicos buscaron efectivamente esta ayuda.
• Los jóvenes que manifiestan que no les divierte nada son muy pocos (chicas, 6%; chicos, 4%). Sin embargo, una de cada nueve mujeres y uno de cada doce chicos dicen que alguna vez han pensado en suicidarse.
• No hay diferencias apreciables entre sexos en cuanto al abuso físico (5%), y tres de cada cuatro jóvenes que han sufrido esta experiencia la han explicado a alguien. En cambio, es mucho más frecuente que las chicas digan que han sufrido abusos sexuales y no que lo hagan los chicos (5,7% frente a 2,1%), pero también es mucho más habitual que las chicas hablen con alguien de esta experiencia.
• Es importante tener en cuenta que el 22% de hombres y el 9% de chicas han conducido alguna vez intoxicados, y que el 40% de adolescentes de ambos sexos han subido alguna vez a un vehículo conducido por una persona intoxicada. Los accidentes de tráfico siguen siendo la principal causa de mortalidad en este grupo de edad, y las campañas de prevención no parecen tener los efectos disuasorios deseados. Sin embargo, también es importante remarcar que estas tasas son siempre más bajas en el Ámbito Metropolitano que en el resto del territorio. Una posible explicación para este hecho es que tal vez en el Ámbito Metropolitano hay más opciones de transporte público, o bien más alternativas de ocio que no requieren tantos desplazamientos. Quizás las campañas de prevención deberían orientarse en esta dirección.
• Las tasas de utilización del cinturón de seguridad en todos los casos son relativamente bajas. Esto se puede explicar por la poca tendencia que tenemos (tanto los adolescentes como los adultos) de ponerse el cinturón cuando viajamos en la parte posterior del automóvil. Aunque la ley obliga a llevar casco siempre que se va en moto (independientemente de la cilindrada que tenga), un tercio de los jóvenes que van en moto no lo llevan siempre, proporción que es mayor entre los chicos.
• Una de cada cuatro chicas y uno de cada cinco chicos dicen que han mantenido relaciones sexuales coitales, y la media de edad en que lo han hecho es ligeramente inferior a 16 años. La inmensa mayoría de los jóvenes (chicas, 80%; chicos, 90%) dicen que usan el preservativo como método anticonceptivo habitual, pero el 48% de las chicas y el 43% de los chicos indican que alguna vez no han utilizado ningún método para prevenir el embarazo. Este dato puede explicar que el 30% de las chicas hayan utilizado alguna vez la píldora postcoital y que el 16% de los chicos indiquen que su pareja la ha usado.
• La proporción de chicas que han estado embarazadas (o de chicos que han dejado su pareja embarazada) es relativamente baja. Sin embargo, sorprende que no haya ninguna chica que haya estado embarazada en el Camp de Tarragona, en las Terres de l'Ebre y el Ámbito de Poniente. Es probable que el embarazo haya implicado dejar la escuela y, por tanto, no las encontramos. Como es de esperar en esta edad, en la mayoría de los casos el embarazo ha terminado con un aborto provocado. Hay que tener en cuenta que hay un 12% de chicos que manifiestan que no saben de qué manera ha terminado el embarazo.

Aunque la radiografía de los jóvenes catalanes es bastante positiva, en cada una de las áreas estudiadas hay grupos más o menos numerosos con problemas. Es muy probable que los adolescentes que presentan problemas sean básicamente los mismos en todas partes, ya que las conductas de riesgo tienden a agruparse. Por tanto, a la hora de plantear políticas preventivas para la gente joven debería situarse en una perspectiva global y no individualizada para cada uno de los problemas (consumo de drogas, sexualidad, seguridad vial, etc.). Tanto las instituciones como las escuelas, las familias y el sistema de salud tienen un papel muy importante en este sentido.

Encuesta de Salud a los adolescentes escolaritzados en Catalunya. Dr. Surís. Julio 2011

ajustament
icona descarrega

Aviso: La información de esta página no se puede considerar un diagnóstico ni un tratamiento, así no puede sustituir la atención médica. En ningún caso sustituye la opinión o las prescripciones de los profesionales. el titular del sitio web no puede garantizar que la información está completamente libre de error a pesar de los esfuerzos para asegurar la veracidad y actualización. Se recomienda siempre la consulta a su pediatra y no se hace responsable de posibles malentendidos del contenido de la página.